Cordero acusa a Anaya de represor

 

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, aplica una política de extermino sobre los militantes, por lo que ha convertido a Acción Nacional en un partido autócrata y represor, acusó Ernesto Cordero, quien desde el jueves pasado es presidente del Senado, con el voto de todos los partidos políticos.


“Lo que están haciendo es exterminar la posibilidad de tener una opinión diferente a la que tiene la dirigencia de Acción Nacional y eso nos hace un partido autócrata; un partido represor y lamentablemente vamos a pagar las consecuencias en el futuro. Estamos muy tristes, pero estamos tranquilos, tenemos la conciencia tranquila y estamos siendo víctimas de una política de extermino; que probablemente no hemos sido capaces de explicar y no lo hemos hecho por no dañar más al partido”, aseveró.
En un mensaje de audio que envió a panistas que fueron asambleístas constituyentes en la Ciudad de México, Ernesto Cordero desmiente que su triunfo como presidente del Senado implique la aprobación fast track del fiscal general de la República, pues recordó que ni Manuel Bartlett ni Luis Miguel Barbosa le hubieran dado su aval.
“Esto es evidencia de que es absolutamente falso que esto está negociado para aprobar en fast track el pase de Cervantes de procurador a fiscal, es evidente que ni Bartlett, ni Barbosa ni los senadores de Morena están de acuerdo con esto y jamás me hubieran apoyado si hubieran siquiera percibido que por ahí era la verdadera motivación de presidir la Mesa del Senado de la República; esto es absolutamente falso”, advirtió.
Ernesto Cordero también exhibe al coordinador de los senadores del PAN, Fernando Herrera, a quien señaló de torpeza política en la negociación de los espacios de poder dentro del Senado, luego de que el PRI no aceptó la propuesta de que Laura Rojas y Adriana Dávila fueran las presidentas del Senado, dado que Gamboa cedió la presidencia, a cambio de un panista que le garantizara gobernabilidad interna.
“Emilio Gamboa sugirió algunos nombres y Fernando Herrera se los guardó no los quiso compartir con el grupo, porque él lo que en realidad quería era que se perdiera la Mesa Directiva ante el PRI, para él poder negocia la Junta de Coordinación Política, que es lo que realmente le interesaba a él”, sostuvo.
También recordó que fue el grupo parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados, coordinado por Ricardo Anaya en 2014, el que quiso imponer el fast track del pase automático de procurador a fiscal general, cuando Jesús Murillo era procurador y fue Roberto Gil, entonces presidente de la Comisión de Justicia del Senado, quien lo frenó.