Asalto terrorista deja decenas de muertos

Somalia.- Al menos 11 soldados y decenas de extremistas murieron durante un ataque del grupo terrorista Al Shabab contra una base militar en el sur de Somalia, según informaron fuentes oficiales y testigos.
Un oficial del Ejército somalí confirmó que hombres armados atacaron en la madrugada el cuartel de la aldea de Bula Gudud, próxima al puerto de Kismayu, aunque destacó que no tenía informes sobre víctimas, según un reporte de la televisión Al Arabiya.
Por su parte, el portavoz del grupo armado, Abdiasis Abu Musab, aseguró que al menos 26 soldados murieron en la acción.
“Atacamos la base Jubaland cerca de Bula Gudud. Matamos a 26 soldados, quemamos dos vehículos y nos llevamos otros tres coches de la base”, subrayó Abu Musab en una llamada telefónica para atribuirse el ataque.
El grupo insurgente suele exagerar las cifras de víctimas de sus ataques.
La radio estatal somalí informó que la base de Bula Gudud, operada conjuntamente por el Ejército y las fuerzas de la región semiautónoma de Jubaland del sur de Somalia, había sido atacada, pero que todavía no había informes inmediatos de víctimas.
Residentes de Bula Gudud informaron que poco antes del amanecer escucharon una fuerte explosión cerca de la base militar y que poco después estalló un intercambio de disparos, que seguía horas después, aunque no dieron más detalles.
Al Shabab (Los Jóvenes, en árabe) es reconocido internacionalmente por los ataques que ha perpetrado fuera de Somalia, incluido el registrado en abril pasado (2015) contra una universidad en la ciudad keniana de Garissa, donde sus combatientes masacraron al menos a 148 personas.
El ataque en la Universidad de Garissa fue considerado el más mortífero cometido por el grupo islamista desde el asedio de septiembre de 2013 contra un lujoso centro comercial de Nairobi, que dejó 67 muertos y cientos de heridos.
Además Al Shabab es reconocido por el atentado contra un bar durante la final de la Copa Mundial de Futbol de 2010, que el grupo realizó en Uganda, cobrando la vida de al menos 76 personas que se habían congregado para disfrutar del partido entre Holanda y España.